Qué es mejor suelo laminado o vinílico

Qué es mejor suelo laminado o vinílico. En este artículo explicamos las principales diferencias entre estos dos suelos.

Cuando se está reformando una casa y eligiendo un suelo nuevo, es una pregunta que puede rondarte a la mente. Los diseños que recuerdan o remiten a la madera se hallan entre los preferidos del público. Además, estos tipos de suelos pueden ser una alternativa más económicas al parquet.

Podemos instalar uno u otro tipo de suelo dependiendo de cuáles sean las necesidades y exigencias específicas de cada familia o inquilino. Y de la estructura y características de la casa. Sin embargo, es de gran importancia conocer previamente los pros y los contras de cada tipo de suelo. De este modo, se podrá elegir con más conocimiento de causa. 

Como especialistas en suelos, os explicamos en este artículo si es mejor el suelo laminado o vinílico. ¡Sigue leyendo!

Suelos laminados y vinílicos: ventajas y desventajas

El suelo laminado y el vinílico son muy dispares en cuanto a materiales: 

  • Los suelos laminados están formados por varias láminas o capas de madera, adheridas con una resina muy resistente, y sin el uso de adhesivos artificiales. Es lo que se conoce como HDF o tablero de fibra de alta densidad. Se trata de un producto biológico y amigable con el medio ambiente. 
  • Los suelos vinílicos están formados por varias capas, a su vez elaboradas en cloruro de polivinilo o PVC, y fibra de vidrio. Su composición es fundamentalmente de hidrógeno, cloro y carbono. 

En ambos casos, existe la ventaja común de que ofrecen un realismo más que considerable, incluso con los relieves y texturas propios de las vetas de madera. Gracias a sus estructuras de grano fino, ambos materiales pueden reproducir hasta los más ínfimos detalles. 

Se pueden analizar los pros y los contras de cada suelo en función de las características más buscadas por los usuarios. Con ello, se podrá decidir fácilmente qué es mejor: suelo laminado o vinílico.

Suelos vinílicos de alta calidad

Comodidad y silencio

Cuando se adquieren e instalan estos suelos, lo que se busca es más calidez para el hogar, así como un cierto aislamiento acústico y menos ruido de las pisadas, etc. En este aspecto, son los suelos vinílicos los que ofrecen un mayor y mejor rendimiento acústico, o de reducción de los ruidos indeseados. Los laminados, al ser más ligeros y de mayor dureza, son algo más ruidosos. 

Resistencia

Ambos materiales se caracterizan por una gran resistencia, lo que obviamente resulta de gran importancia en un suelo. 

Calefacción por irradiación

Cuanto menor es la resistencia térmica de un suelo, mayor es su capacidad para conducir e irradiar calor, algo especialmente anhelado en épocas de frío. En este caso, la resistencia térmica del suelo vinílico es más baja, y por ello es mejor conductor térmico. 

Facilidad de instalación

En ambos casos es muy fácil, ya que no requiere de obras de acondicionamiento y reforma. De hecho, pueden comenzar a pisarse en 24-48 horas desde el fijado y barnizado, sin problema alguno. 

como-instalar-suelo-vinilico

Diseño

Los dos materiales se caracterizan por su gran utilidad ornamental, ya que reproducen con gran realismo las texturas de la madera. 

Resistencia a humedades

También resulta particularmente importante que un suelo sea hidrófugo. En este aspecto concreto, el suelo de PVC y fibra de vidrio sí se caracteriza por una mayor impermeabilidad. 

Mantenimiento

En ambos suelos, resulta muy fácil, y sin las complicaciones de, por ejemplo, el parqué. También se trata de suelos muy fáciles de limpiar en los dos casos. 

Resistencia al desgaste

Con grosores de unos 8 mm, los suelos laminados son los de mayor durabilidad por su gran resistencia al desgaste. Los suelos vinílicos pueden durar hasta 25 años (o incluso hasta 35) con buenos cuidados. Este tipo de suelos son los que más resisten las rozaduras, arañazos y golpes. 

Relación calidad-precio

En ambos materiales es óptima, pues se trata de suelos muy económicos de instalar, sobre todo por el hecho de que las obras resultan innecesarias. 

A la hora de preguntarnos qué es mejor: suelo laminado o vinílico, debemos tener muy en cuenta estos pros y contras. 

Valora este artículo sobre qué es mejor: suelo laminado o vinílico

4.6/5 - (17 votos)
Contáctanos sin compromiso

Contacta con nosotros sin compromismo para un presupuesto personalizado adaptado a tus necesidades o para resolver cualquier otra duda que tengas.

    Menú